header image
 

El Tao de los líderes

El líder puede actuar como un guerrero o como un sanador. Como guerrero, el líder actúa con poder y decisión. Este es el yang, o aspecto masculino del líder.

Casi siempre, sin embargo, el líder actúa como sanador y se encuentra en un estado abierto, receptivo y nutritivo. Este es el yin, o aspecto femenino del líder.

Esta mezcla de hacer y ser, de guerrero y sanador, es a la vez productiva y potente.

Hay un tercer aspecto del líder: Tao. Periódicamente, el líder se aparta del grupo y vuelve al silencio, vuelve a Dios.

Ser, hacer, ser… y luego Tao. Me aparto para vaciarme de lo ocurrido, para volver a llenar mi espíritu.

Un gran guerrero no interviene en todas las oportunidades que ofrece una batalla. Un sanador experto se toma tiempo para alimentar su ser y el de los demás. Tal simplicidad y economía son una valiosa lección que afecta profundamente al grupo.

El buen líder sabe cuándo escuchar, cuándo actuar y cuándo apartarse, y así puede trabajar eficazmente con cualquiera en cualquier circunstancia.

Publicamos un fragmento de El Tao de los líderes , una versión del clásico Tao Te King, de Lao Tsé, escrita por John Heider, psicólogo y profesor de líderes.