header image

A Papá por Patricia Denis

abu1.

Sin que lo advirtieras, recorrí tu rostro inmersa en lo hondo

del amor que aflora desde tus entrañas para que me alcance

Navegué en tus ojos y explorando historias palpité hacia el fondo,

buceando en silencio hasta conseguir colarme en tu sangre.

Inmensas burbujas plenas de ternura jugaron conmigo

a hacerme cosquillas, como cuando niña, me hacían tus mimos,

burbujas que en medio de tu sangre noble, son el recorrido

para trasladarme al buen corazón, brindando latidos.

Ese es el lugar donde desearía por siempre instalarme,

el dulce refugio lleno de ternura, de amor implacable

tibio paraíso del cual no quisiera jamás alejarme

es tu corazón, mi abrigo, mi todo: mi sitio, mi nave .

… para recorrer por cientos de veces recuerdos de infancia

nostalgia que llama recurrentemente de nuevo a mi alma,

por querer calzarme el par de patines con que me enseñaras

entre dulces sueños a echarme a volar, siempre entre tus alas

Descubrir de pronto radiante sonrisa tras algún tablero

que nos enfrentara, ingenuos rivales, compartiendo un juego

volviéndote niño hacia la inocencia y colmar tus ansias

ganarme primero, después la ventaja, dándome revancha

 

O aquellas mañanas donde de repente el sol penetraba

suave, tibiamente, para provocarme fuertes carcajadas

con el canarito picoteando leve, de mis pies, las plantas

hasta despertarme, jugando a jugar, llenándome el alma…

 

…del amor eterno que día por día me estás ofreciendo

no existen palabras ni gestos que expresen mi agradecimiento,

solo de una forma hoy quise mimarte, cubrirte de besos,

me abracé a tu alma para acurrucarme y empezar de nuevo

 

porque

 

sin que lo advirtieras, recorrí tu rostro, inmersa en lo hondo

del amor que aflora desde tus entrañas para que me alcance.

Navegué en tus ojos y explorando historias palpité hacia el fondo,

buceando en silencio hasta conseguir, colarme en tu sangre

 

Por Patricia Denis